sábado, marzo 03, 2012

Nada para escribir.

No es que no quiera. Es solo que las letras se han negado. Las junto todas (Las pequeñitas, las de colores y las blanco y negro. Las que apenas se mueven y las que brincan hasta el techo), las traigo aquí, las pongo sobre la mesa y espero. Entrecierro los ojos y miro através de ellas. No me dicen nada. Las veo ahora fijamente y ellas devuelven una sonrisa cínica. Me doy la vuelta y las dejo ahí. Tan mortales e indefensas.
Ustedes disculpen.

7 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Esto de escribir funciona por retroalimentación. Durante una semana escribo como loca (ahora estoy intentando una novela que me absorbe y soy feliz). Durante la semana siguiente leo como hambrienta, como si de tanto escribir me faltaran energías.

Por fortuna, me tocó enamorarme del mejor oficio del mundo.

:)

Z... dijo...

es un fenómeno extendido...

valeria dijo...

No hay nada que disculpar...
A veces las letras no quieren ordenarse, no quieren...
Un beso, Valeria

Mariposa_Sabinera dijo...

Es que simplemente a veces se guardan para ataques de escritura desaforada, mientras tanto no bajes los brazos, que aún cuando no querés escribir nada lo hacés de una manera bellísima...
Es que hay ciertas personas que tienen un don que no puede explicarse.
Membrillo ya está bien, gracias por preocuparte. Ya está en casa y con los que lo amamos...
Besotes impares y sin sal... y ojalá tengas un chparrón de letras!
Dani.-

El detective amaestrado dijo...

(Pues sí, lo de la Peri Rossi es rigurosa y felizmente cierto, azares de la vida mediante...)

El Aviador Capotado dijo...

Mi querida astillas. Aquí estoy, con los motores al 50% y el fuselaje herido. Dejo caer en el jardín donde tus letras se mezclan con las flores, un ramito de anémonas y el orgullo de ver que cada día escribes mejor.

He emprendido un largo viaje del que espero volver pronto y salvo: La vida sin riesgos no vale nada.

Te seguiré desde las nubes y sabrás que estás en mi recuerdo, cuando la lluvia te envuelva en olor de agua de colonia de hierbas.

Dejo una canción de despedida en mi blogs.

Un beso

a morriña de Shaila dijo...

precioso pero no te des por vencida.
un beso muy fuerte.